Cargando...
DeportesEntrevistas

Ana Laura Roitman y el deporte infantil

Lic. y Profesora en Psicología – Miembro de la Coordinación Provincial ESI de Mendoza

Una mirada que busca evitar la mutación del niño deportista en niño trofeo

Para la página deportiva de junio, Estilo Necochea tuvo el privilegio de charlar con la licenciada en Psicología Ana Laura Roitman, una profesional mendocina que levanta las banderas del libre aprendizaje deportivo en las edades tempranas, a contracorriente del peligroso mensaje de exitismo que se cuela en las esferas de enseñanza, e incluso, en el acompañamiento de los padres a los menores.

En su tesis de trabajo, Roitman ha puesto la lupa sobre conceptos a reforzar en el aprendizaje de niños y niñas en el deporte, como el disfrute por jugar libremente y el sólo hecho de divertirse, por encima del ganar a cualquier precio y del ‘exitismo’, convertido “en el nuevo gran valor de los tiempos actuales”, según ella misma lo definiera.

“Los adultos tienen un rol muy importante en el acompañamiento de los niños deportistas, y uno de los trabajos del psicólogo del deporte es contribuir a que estos adultos posibiliten al niño transcurrir la experiencia deportiva del modo más feliz posible”, afirmó en su tesis, por lo que “es indispensable trabajar en padres, entrenadores o profesores la delgada línea que existe entre intervenciones que motivan al niño y las que generan presión en él”. Por ejemplo, “hay muchos papás que creen que por estar gritando ‘dale, dale, dale’ es una forma de motivar a sus hijos, y muchas veces puede ser interpretado como un elemento de presión”, sostuvo.

Por ende, no es raro ver que “los adultos significativos de los niños deportistas a menudo se comportan de una forma en que el acompañamiento se vuelve una carga más que una ayuda”, acotó, y fue a partir de tales reflexiones que Estilo le preguntó si son reacciones propias de la idiosincrasia argentina.

En torno a ello, Roitman expresó antes que nada que “es un placer defender este enfoque para que sea un poco más conocido, ya que el psicólogo primero tiene que trabajar con la persona, que antes que estar corriendo en una cancha es alguien al que le pasan cosas y tiene una vida”, y acto seguido destacó que “en Argentina vas a una escuelita de fútbol de chicos de 5 años y vas a ver a padres y familiares agarrados del alambrado dando indicaciones al niño de lo que tiene que hacer, como si no hubiese un profe, y a lo mejor eso en otros países no sucede en público. La demanda del éxito también es fuerte en otros lados, pero a lo mejor no está tan exhibida como observamos con facilidad en cualquier deporte en la sociedad argentina”.

Y a todo esto, ¿los medios más poderosos qué rol cumplen? Ante esa pregunta, Rointman fue tajante con su respuesta: “En este contexto, el rol de los medios de comunicación es tiránico, pero no sólo el programa de fútbol o los canales deportivos, sino también en otras situaciones por fuera del deporte. Vivimos en una sociedad exitista y los argentinos tenemos menos frenos que otras sociedades. A lo mejor, el nivel de exitismo es el mismo, pero no tan demostrado como aquí”.

Asimismo, respecto a medios, subrayó que “las películas, las comedias, las obras de teatro y los libros tienen un ganador y un perdedor, y no es raro que un niño quiera identificarse o imitar al ganador, porque el ganador tiene todos los beneficios, mientras que el perdedor es abucheado. Por eso digo que es muy tirano el rol de los medios de comunicación”.

Finalmente, Roitman dejó entrever que posturas como la suya son “mucho menos vendibles y atractivas para las cuestiones de marketing y de este mundo capitalista”, reveló que a veces su óptica no cae bien porque los entrenadores piden que se enfoque en el rendimiento de los chicos y en cómo mejorarlo, pero ella se niega a trabajar desde ese lugar, y sobre el rol de los padres acompañando a los hijos concluyó: “Creo hay que replantearse qué decir, pero no quedar en silencio, y cuando he sido convocada por clubes a trabajar con familias he intentado rearmar las preguntas: en vez de preguntar si ganaste o metiste goles, se puede preguntar al niño ¿jugaste?, cómo te fue, cómo estuvo. Preguntas más abiertas que quiten la presión de que tiene que haberle ido bien, o que den lugar a que diga realmente lo que siente”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NUESTROS ELEGIDOS