Cargando...
DeportesEntrevistas

Conocé la historia del atleta Guillermo Codina

Por: Agustín Betancor Periodista Deportivo

El atleta Guillermo Codina, oriundo de Goya, Corrientes, y radicado hace tiempo en la ciudad chaqueña de Resistencia, es el organizador de la Maratón Río Paraná, pero más importante que eso, es un ser humano de un gran espíritu solidario y ejemplo a imitar, quien en época de pandemia se dedica a realizar competencias virtuales con el fin de ayudar a los necesitados.

Lo curioso de todo esto, es que la Maratón Río Paraná nació en 2018 luego de una desgracia laboral de Guillermo, quien vio trunco un sueño personal y lejos de caerse, se reinventó ayudando.

Con su particular acento correntino, narró que “la historia del Maratón Río Paraná arranca cuando el año pasado tenía pagado con tarjeta de crédito y reserva de vuelo un viaje a Brasil con mi esposa y mi hijo mayor (tiene tres en total) para participar de la Maratón de Río de Janeiro. Era un sueño ir a correr ahí, tenía casi todo pago y sólo faltaban detalles, pero resulta que me quedé sin trabajo”, y recapituló que “fue todo mal en la empresa donde trabajaba, con una situación muy complicada y se cayó todo: el viaje, el sueño y las ganas de correr en ese circuito de Brasil. Esa semana me caí anímicamente, pero salí a correr al domingo siguiente a hacer un fondo, cruzando el Puente Chaco- Corrientes (General Belgrano), lo que ida y vuelta desde mi casa me llevaba unos 36 kilómetros. Me fui tipo Forrest Gump, como cuando uno necesita despejar la cabeza, y cruzando ese puente iba pensando permanentemente en la maratón Río de Janeiro; repetía la palabra a cada rato enmimente y derepente se me vino a la cabeza Maratón Río Paraná. Ah… por qué

no hacemos un maratón; cómo puede ser que no tengamos un 42 km en nuestra zona, y que haya que viajar tan lejos y gastar en hoteles”.

Así fue como Codina llegó a su casa entusiasmado y le dijo a su hija de 12 años que se le acababa de ocurrir hacer una maratón. “Me dijo qué buena idea, fue la primera que me dijo que sí a ese sueño, así que ahí me puse como loco. El tema es que yo quería hacer algo simple, pero la cuestión es que fue día a día creciendo y metimos más de 100 atletas. Muchas puertas se fueron abriendo en lo organizativo y esto salió en cuestión de dos meses y medio. Fue muy emotivo ver gente llorando cuando llegaba a la meta”.

De repente, Guillermo había transformado una muy mala noticia personal en una acción multiplicadora, acerca de lo que expresó que “la moraleja es que ante las crisis, se pueden potenciar otras ideas que nadie las aprovechó y que están esperando ser potenciadas”.

Pero llegó el 2020 y con él una pandemia que puso contra las cuerdas al mundo, pero que también despertó innumerables espíritus humanitarios, como el de Guillermo, que señaló que “suspendimos la maratón de este año ni bien empezó la cuarentena, pero dijimos enseguida ‘qué hacemos este año’, tenemos que buscar la forma de no quedarnos parados y hacer algo útil, colaborar y que eso llegue a un fin público. Así fue como vimos las carreras virtuales y probamos de hacer una nosotros, solidaria a beneficio de Manos Abiertas de Chaco”.

La causa por poder comprar dos sillas de ruedas adaptadas para amigos corredores

“También en diciembre pasado –siguió explicando- hicimos una carrera en la costanera de Corrientes, para gente con discapacidad motriz; y ahora estamos con una campaña solidaria para recaudar fondos para poder comprar dos sillas de ruedas adaptadas para dos corredores de nuestra zona, Gustavo Soto y Ariel López, quienes tuvieron accidentes muy feos de bicicleta y moto y son historias conmovedoras.

Ellos corren las carreras con una gran fortaleza, no bajan los brazos y van siempre por el siguiente objetivo. Los ves entrenar duro y te enseñan mucho, y se merecen conseguir las sillas de ruedas deportivas y con indicaciones médicas para que puedan tener una cierta autonomía.

Ellos son ejemplo, son gente que te enseña a no estar en tu postura de comodidad, y para nosotros se trata de devolver todo lo bueno que nos ha pasado como organización, y cuando alguien necesita no hay que mirar para otro lado, lo que puedas darle, suma”.

En torno a toda esa movida y al momento de realizarse esta publicación, Guillermo y su equipo de Maratón Río Paraná ya llevaban más de 45 mil pesos juntados para la causa de Gustavo y Ariel, y para todos aquellos interesados que quieran colaborar en la adquisición de estas dos sillas de ruedas adaptadas, pueden comunicarse a los correos maratonrioparana@ gmail.com ; codinaguillermo@gmail.com , o al Facebook Maratón Río Paraná.

Compartir:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NUESTROS ELEGIDOS