Cargando...
COVID

El covid hizo caer en la pobreza a 22 millones de personas en Latinoamérica

La pandemia de covid-19 ha provocado una ola de pobreza en toda América Latina, profundizando en 22 millones de personas las caídas que comenzaron en la última década y consignando a millones a vidas de privación.

El covid hizo caer en la pobreza a 22 millones de personas en Latinoamérica
La pandemia de covid-19 ha provocado una ola de pobreza en toda América Latina, profundizando en 22 millones de personas las caídas que comenzaron en la última década y consignando a millones a vidas de privación.

Ante la escasez de vacunas y camas de hospital, América Latina se ha visto especialmente afectada debido a la intensidad de la pandemia y la profundidad de su recesión, la peor en dos siglos. La región representa alrededor del 30% de las muertes por covid-19 en el mundo, a pesar de tener solo el 8% de su población. Su economía se contrajo un 7% el año pasado, más del doble del declive de cualquier otra región.

La pobreza afecta a muchos
La crisis está deformando a las sociedades a todo nivel. Una enorme biblioteca y centro cultural de Río de Janeiro se ha convertido en un descontrolado y abarrotado comedor popular. En Bogotá, músicos desocupados tocan serenatas a los ricos, quienes les lanzan bolsas con billetes pequeños con una o dos monedas como lastre desde los balcones de lujosos apartamentos. En Ciudad de México, incluso los abogados recurren a las casas de empeño.

Los trabajadores que habían alcanzado una débil estabilidad se encuentran desempleados. Las personas que trabajan en el amplio sector informal han visto como se han interrumpido las redes tradicionales de empleo casual. Para los más desafortunados, la vida se ha reducido a una constante búsqueda de alimentos.

En la calle Monte de Piedad de Ciudad de México, la abogada Juliana Ortega Aguilar, de 36 años, esperaba frente a la institución benéfica que da nombre a la calle. Esta institución centenaria se fundó para entregar préstamos asequibles. En el interior, la madre de Ortega empeñaba joyas; el bufete jurídico donde trabaja su marido cerró en medio de la pandemia. Ortega dijo que llegan pocos casos a su propio escritorio.

“Somos una casa de abogados, pero no hay trabajo”, dijo Ortega. “Todos tenemos que pagar la renta o la casa, la luz, y los niños comen y se enferman, aunque no vayan a la escuela”.

En toda la región, las personas que alcanzaron la vida de clase media están tratando de aferrarse a ella.

En la Argentina
Después de años de alquilar en La Plata, Argentina, Romina Bravo, de 44 años, y su marido compraron en 2017 una casa de tres habitaciones donde han crecido Benicio, de 7 años, y Valentino, de 14. Firmaron una hipoteca promovida por el Gobierno con pagos vinculados a la inflación, que se suponía que iba a bajar.

En cambio, se disparó debido a la falta de confianza en el peso y al fracaso de los controles de precios del Gobierno. Bravo perdió su trabajo en el banco donde estuvo por 22 años justo antes de la pandemia, y en su nuevo puesto como administradora judicial gana el equivalente a aproximadamente US$320 al mes, una fracción de su salario anterior. Acaba de expirar la congelación del pago de la hipoteca. Bravo puso la casa en venta en marzo.

“O como o pago”, dijo Bravo. “Espero que me ayuden. Si no, seré la próxima desalojada”.

América Latina había avanzado mucho en las últimas décadas. En 2019, la mitad de su población en edad universitaria estaba matriculada en algún tipo de educación superior, frente al 23% en 2000, según la Unesco. La clase media creció a 46 millones de hogares en 2018, frente a los 33 millones de una década antes, según estimaciones de Euromonitor.
Fotografia/ Agustín Salvia, director de Observatorio de la Deuda Social de la UCA, que analiza la pobreza en la Argentina.
F/Perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NUESTROS ELEGIDOS