Cargando...
EntrevistasInterés General

El humor en tiempos de pandemia

En diálogo con Estilo, Pablo Casado, el protagonista de DO RE MI JA JA, nos cuenta como transita el “actor” en los tiempos de pandemia.

Actor, escritor, expresivo y empático Pablo Casado hizo su debut teatral a los 16 años en la Sala del Teatro Municipal Luis Sandrini y lleva casi 33 años de carrera actoral; ha recorrido el país expresando sobre los escenarios diferentes interpretaciones y tiene varias obras de teatro registradas, como “Memoria de un Linyera”, “Café La Bohemia”,

“El Hombre del Pañuelo y la obra “La Nona”. Pablo señala que “en el teatro encontré mi lugar para expresarme”.

¿Cuáles fueron sus inicios en la actuación?

Mi hermana Ana María que estaba en una cooperativa teatral, en la que estaba la talentosísima Tatana Masón que ya tenía obras dirigidas por ella y formaba parte del elenco de actrices. Yo acompañaba a mi hermana a los ensayos y como nunca fui tímido, consideré que podía hacerlo ya que me gustaba mucho.

En ese tiempo, había una una corriente teatral de la que salieron grandes actores como Pepe Cruz y Carlos Miranda, con un formato muy profesional y muy porteño que se denominaban seminarios. Eran tiempos en donde la cultura no se veía como un gasto y había elencos estables a nivel municipal.

¿El humor en su familia tiene un referente?

Sí, mi papá es un hombre que permanentemente ha hecho chistes e imitaciones, creo que algo del placer de divertir al otro viene de allí y donde se genera un canal de comunicación muy lindo con la gente a la que le gusta el teatro.

¿Cómo transitó el humor en pandemia?

Anímicamente me costó mucho porque estuve nueve meses sin trabajar, me tomó muy lejos del debut, como para decir me formo en otro oficio o profesión.  Para lo que me formé toda la vida, dejó de ser mi sustento, no pude trabajar de eso y me angustié mucho.

Tenía la agenda con muchos proyectos, una cantidad de fechas reservadas para el 2020, era un año muy prometedor de un montón de cosechas. Tenía compromisos en la zona, dos o tres proyectos visuales en Buenos Aires para hacer videoclips, hacer un casting con una empresa peruana radicada en Buenos Aires para realizar cortos, en fin muchos proyectos que quedaron truncos.

Lejos de jubilarme, me replantie seriamente cómo seguir mi vida porque los teatros están funcionando con muy poca capacidad y no se sabe que pasará sanitariamente. El nivel de incertidumbre es muy grande. Creo que la situación es crítica en nuestro sector. Que deja en evidencia la precariedad en la que trabajamos los hacedores de la cultura.

¿Cuál fue su sostén emocional?

Mis amigos fueron mis bastones a todo nivel, me alentaban y me animaban, además de sostenerme en lo emocial han sido de una solidaridad plena.

¿En que proyectos se encuentra trabajando en la actualidad?

Todos los Viernes estoy actuando en el Teatro Municipal Luis Sandrini. También fui invitado a participar en el 60° del Festival Infantil donde vamos haremos una puesta en escena de una réplica del Circo del Sol.

Además, estoy participando con las obras en espacios gastronómicos donde estoy acompañado por un cantante y llevamos al público humos y buena música en vivo, para robarles una sonrisa.  Y como canal de comunicación estoy trabajando en la radio 100.7 Frecuencia Ciudad.

¿Qué hechos le provocan humor en lo cotidiano?

Tengo añoranza por los relatos del negro Fontanarrosa y ese absurdo casi constante que se da en Argentina. Historias como “Esperando la Carroza” me hacen reír mucho.

¿Qué lo pone de mal humor?

La injusticia, en mi casa no hay televisor porque ésta es noticia y me hace tremendamente mal, me enoja sobre todo porque estamos condenados a que nos pase reiteradas veces cosas embromadas como ser estafado.

Llegó un momento de la vida donde me di cuenta que no podía cambiar al mundo pero sí podía cambiar mi metro cuadrado, entonces en ese espacio encuentro  honestidad, si vieras como disfrutamos de la sobremesa, y amamos a los chiquitos, y al que trabaja y se levanta todos los días y lo que come se lo gana trabajando.

¿Si tuviera que hacer un agradecimiento, cuál sería?

Mis proyectos a futuro son permanentemente no olvidarme de lo que fue el 2020,  en base a eso todos los días agradezco que pueda ver a mis padres, que por suerte los tengo vivos, ni en broma quedarme con un te quiero o un te amo en la boca, aunque sea por hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NUESTROS ELEGIDOS