Cargando...
EntrevistasInterés GeneralRegionales

Estación Hidrobiológica Puerto Quequén

La Estación Hidrobiológica informa:

El Tiburón peregrino (segunda parte)

Un peregrino en Quequén

En 1943, muy cerca de Puerto Quequén fue capturado un tiburón peregrino. La Dra. Elvira Siccardi, investigadora del Museo de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” realiza los estudios sobre el ejemplar y concluye que se trata de una subespecie y lo nombra Cetorhinus normani. 

Siccardi sostenía que existen cuatro especies de Cetorhinus, dos en el Atlántico norte y en el Mediterráneo (C. maximus y C. rostratus), una en el sur de Australia (C. maccoyi), y otra en el Atlántico sur (C. normani). Estas afirmaciones no son ni fueron compartidas por sus colegas quienes consideran que en el mundo existe una única especie. De todas formas, actualmente se están realizando tomas de tejidos de estos tiburones de distintos mares del mundo para realizar análisis de ADN que develarán las dudas. 

En el Museo de la Estación Hidrobiológica se puede observar la mandíbula de otro ejemplar, capturado el 12 de octubre de 1955 y hasta ahora el único pescado en Quequén, que midió 4 metros y pesó 410 kg. 

pastedGraphic.pngpastedGraphic_1.pngpastedGraphic_2.png

Fotos de Juan Manuel Piscicelli 

Un gigante muy buscado

El tiburón peregrino es el segundo pez más grande del mundo y puede llegar a os 15 metros de largo. Se alimenta filtrando el agua pues cuenta con dientes diminutos que no le sirven para cortar, para arrancar o para desgarrar como hacen otros tiburones para obtener sus presas. Se alimenta haciendo entrar a su boca y mientras nada, grandes cantidades de agua que contienen plancton. 

Se conoce muy poco sobre la biología del tiburón peregrino sospechándose que hiberna en aguas profundas durante el invierno. Se sabe que crecen lentamente y que pueden llegar a vivir unos 50 años. Está considerado como Vulnerable por la UICN pues son pescados para obtener el aceite de su hígado, la carne para consumo humano y su piel para peletería, pero actualmente se lo pesca para obtener sus aletas, que se exportan principalmente a Hong Kong, para hacer una sopa que demuestra el prestigio del anfitrión. Un plato de sopa de aleta de tiburón puede costar alrededor de 200 dólares y esta práctica cultural es la que lo lleva al estado de vulnerabilidad que tiene. 

pastedGraphic_3.png

Foto: Oceana

pastedGraphic_4.png

Extraída de https://litoraldegranada.ugr.es/el-litoral/el-litoral-sumergido/fauna/cordados-2/vertebrados/peces/peces-del-litoral-de-granada/11460-2/cetorhinus-maximus/

pastedGraphic_5.png

Extraída de https://litoraldegranada.ugr.es/el-litoral/el-litoral-sumergido/fauna/cordados-2/vertebrados/peces/peces-del-litoral-de-granada/11460-2/cetorhinus-maximus/

El Tiburón peregrino no es muy común en nuestras costas, pero las pocas veces que nos visitó logró acaparar nuestra atención tanto por su tamaño como por las historias que lo rodean, que esta vez nos hicieron recorrer Estados Unidos, Noruega, Argentina y volver tranquilamente, caminando por la Av. Alte. Brown hasta la Estación Hidrobiológica para seguir pensando en el mar, las criaturas marinas y los hombres y mujeres que las admiran y estudian.

                                                                             José Luis Nogueira – EHPQ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NUESTROS ELEGIDOS