Cargando...
Salud

Inocuidad de alimentos para mascotas

El constante aumento de la tenencia de mascotas en los hogares argentinos viene generando un cambio cultural. Según Gabriel Gualdoni, presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal (Caena), el aumento de las ventas de alimento para mascotas se debe a un nuevo paradigma: “Es un cambio cultural, ya que en el pasado se la alimentaba con sobras de comida, pero ahora se entendió que el alimento balanceado es más económico y más saludable para el animal. Se trata de una humanización de las mascotas, que cada vez son más parte de la familia”.

La Argentina es uno de los países con más mascotas por habitante en el mundo. Una encuesta reciente de GfK Group reveló que el 80% de los argentinos declaró tener al menos un animal doméstico en su vivienda. Según cifras de las empresas locales existen en el país aproximadamente 13 millones de perros y 4 millones de gatos.
Si bien el negocio estuvo inicialmente acaparado por grandes empresas multinacionales,
actualmente el sector está compuesto por un grupo muy heterogéneo de firmas, que van desde subsidiarias de multinacionales, pasando por grandes y medianas empresas hasta llegar a pequeñas pymes.

Prevención de riesgos en los alimentos para mascotas

Los contaminantes de alimentos para animales son en su mayoría de origen químico, como las micotoxinas y de origen biológico.
La contaminación de los alimentos con bacterias patógenas como Salmonella y Escherichia coli requiere de especial atención ya que éstas pueden tener un impacto significativo en los animales y en los humanos por la manipulación del alimento.
La implementación de las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) en el proceso de producción de alimentos para animales es importante para reducir estos riesgos.
La Resolución de SENSA 594/2015 exige que todos aquellos que fabriquen alimentos para mascotas cumplan con las BPM.

10 pasos hacia las Buenas Prácticas de Manufactura

1-Describir los productos que se elaboran, los ingredientes, las técnicas y el equipamiento a utilizar.
2-Definir áreas para evitar la contaminación cruzada: de ingreso, de elaboración y de depósito, así como el layout de personas y materiales.
3-Mantener las estructuras y superficies en contacto con el alimento en buenas condiciones
4-Contar con procedimientos de recepción y almacenamiento de materia prima.
5-Definir los controles en el proceso de elaboración.
6-Establecer los criterios para definir lote y poder tener trazabilidad de los productos.
7-Contar con POES (procedimientos de limpieza y desinfección pre, post y operacional)
8-Diseñar un MIP (Plan de Manejo integrado de plagas) para prevenir la contaminación de los alimentos.
9-Gestionar los residuos que se produzcan.
10-Contar con un plan de capacitación contínua para el personal.

Virginia T. Isnardi
Bioquímica(UBA)
Especialista en Inocuidad y
Calidad Agroalimentaria(UBA)

Compartir:
Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NUESTROS ELEGIDOS