Cargando...
EntrevistasInterés General

La Estacion Hidrobiológica informa: Ni ballenas ni asesinas

En el siglo XIV, precisamente en 1558 y en el “Libro de los peces” del naturalista suizo Conrad von Gesner, se describe por primera vez a un animal marino que había varado en las costas de Alemania bañadas por el Mar Báltico.

En 1758, Carl von Linné, clasificó a estos animales marinos y les dio el nombre binomial de Delphinus orca, que tras diferentes actualizaciones pasó a ser Orcinus orca y es el que se mantiene hasta la actualidad; es el nombre formal y el mismo en todo el mundo.

Distinto es el nombre común, que es un apelativo que tiene un animal y cambia según la región o el idioma. Desde mediados del siglo XVI que a estos animales se los denominaba comúnmente “orc”, “ork” o su variante francesa “orque” y se los siguió llamando así en las expediciones a las aguas Polares que se realizaron en el siglo XIX, y el nombre viene aún de más atrás, pues los romanos los llamaban orcas por la semejanza de su cuerpo a las tinajas que contenían diversos líquidos.

Las orcas pertenecen a la familia Delphinidae y son cetáceos con dientes. En otro grupo, Balaenidae, se encuentran las ballenas que tienen barbas en lugar de dientes.

Por otra parte, un asesino es quien comete la acción de matar a una persona con premeditación y alevosía.

¿Podríamos llamar a este animal con el nombre común de “Ballena asesina”?

Pareciera que no, pero como los balleneros españoles del siglo XVIII veían como las ballenas eran atacadas por las orcas, comenzaron a llamar al animal “asesino de ballenas”, que por deformaciones y adaptaciones a otros idiomas pasó a ser “Killer whales” y su traducción al español “Ballena asesina”.

Por lo tanto, las orcas, ni son ballenas ni son asesinas; sino que son los delfines más grandes del mundo, tienen un largo de aproximadamente 9 metros y un peso de 9 toneladas, viven en todos los océanos del mundo y son los predadores que están más alto en la cadena trófica.

Durante mucho tiempo las orcas fueron vistas con temor, pero las constantes investigaciones de la comunidad científica revelaron una infinidad de conocimientos que nos acercó amistosamente a este espléndido animal que vive en todos los mares del mundo, incluso en la desembocadura de los grandes ríos.

Las orcas de nuestro país.

Como dijimos, las orcas son los delfines más grandes del mundo, están distribuidas en todos los océanos, tienen marcadas estructuras sociales y se destacan por ser depredadoras tope. Sus coordinados métodos de caza varían dependiendo de las familias, pero hay uno que capta las miradas por su espectacularidad: el varamiento intencional, donde el individuo sale del agua para capturar una cría de lobo o elefante marino que esté en la orilla, para luego volver al mar.

Foto de Punta Norte Orca Research

Juan Carlos López, “Orcaman”, fue el primero en exponer este fenómeno a la ciencia, el cual sólo ocurre en dos partes del mundo: en Islas Crozet del Océano Índico y en Punta Norte, Península Valdés, en la Patagonia Argentina.

Orcaman, llegó por primera vez a Puerto Madryn en 1964 para bucear, y once años después se convirtió en el guarda fauna de Punta Norte donde había la única concentración continental registrada de Elefantes marinos.

Cuenta Orcaman que una mañana “El mar era un aceite, estaba muy calmo, y de repente siete enormes orcas salen a respirar a la superficie. Quedé fascinado. Hasta ese entonces lo único que sabía era que la gente las mencionaba como “las ballenas asesinas”, toda esa fábula que hay dando vueltas sobre este animal”. Y ahí cambió su vida.

El Dr. Roger Payne, uno de los más grandes investigadores de cetáceos del mundo, le sugirió a Orcaman que comience a tomar datos; y sin herramientas y con escasos conocimientos, ya que no era biólogo, tomó ese consejo, creó el Proyecto Orca Patagonia-Antártida y comenzó a observarlas diariamente, a dibujar la forma de la aleta dorsal y la montura (una mancha blanca que está sobre el lomo, detrás de la aleta dorsal).

En ese momento empezó a notar que esos registros eran diferentes entre un individuo y otro, lo que sirvió para identificarlos. Así, distinguió también a grupos de orcas que se movían en forma conjunt

a.

Orcaman fue pionero en los trabajos de investigación con orcas en Argentina. Fue el primero en hacer identificación individual, distribución y estudio de su comportamiento, les dio un nombre a las orcas, hizo el primer catálogo de aquellas que pasaban frente a Punta Norte y, particularmente, el primero en describir la conducta del varamiento intencional.

Los hermanos Mel y Bernardo, son quizás las orcas más famosas que vivieron en el Mar Argentino y unas de las primeras estudiadas en Punta Norte.

Mel haciendo un varamiento intencional. Foto de Andrés Bonetti

A Bernardo se lo vio por última vez en 1993 y a Mel en el 2011 cuando los dos habían cumplido los 50 años, que es la expectativa de vida para las orcas libres.

Pero su paso por el mundo no fue en vano pues, a través de los estudios de Orcaman, contribuyeron a que se modificara el concepto negativo que en general las personas tenían sobre estos magníficosanimales.

 

 

 

José Luis Nogueira
Téc. Univ. en Gestión Cultural Estación Hidrobiológica Puerto Quequén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NUESTROS ELEGIDOS