Cargando...
Salud

Por impulso de la Municipalidad se dará una charla sobre Equinoterapia

Viernes 12 a partir de las 18 hs

Para este viernes 12 a partir de las 18 en el Colegio de Magistrados, la Secretaría de Desarrollo Humano y Políticas Sociales, a cargo de la Lic. Jimena López, se promociona un encuentro donde disertará Silvina Selser, directora del Centro de Equinoterapia “El Alba”, de Mar del Plata, denominado “El caballo como vínculo rehabilitador”.

Este viernes a partir de las 18, con el impulso de la Municipalidad de Necochea, al declararlo de interés municipal, y organización del Centro de Equinoterapia local “El Cacique”, se dará una charla sobre “El caballo como vínculo rehabilitador”, en el Colegio de Magistrados, ubicado en calle 60 Nº 2746.

Luciana Sagués, de “El Cacique”, se refirió a esta charla al informar que “invitamos a Silvina (Selser) para que venga a dar una charla sobre conceptos generales de la materia, a quiénes está dirigido, qué beneficios conlleva, y seguramente nos va a traer algún caso específico”.

La equinoterapia es una nueva manera de trabajar con pacientes que deben realizar rehabilitaciones tanto físicas como mentales. Sobre esto hizo referencia Sagués, al expresar que “es una terapia que actúa como complementaria a las demás que realiza el paciente en general. Todos los chicos que vienen, hacen todas las terapias convencionales, ocupacionales, Psicología, mientras que esto actúa como un complemento, y trabajamos en forma interdisciplinaria, que es lo es lo ideal, con aportes desde las otras áreas, y con muchos resultados”. Dependiendo de lo que se quiera trabajar en cada caso, es que se buscan distintos estímulos para llegar a una respuesta, ya sea para buscar límites o posturas.

Un protagonista clave en esta terapia es el caballo, que ejerce como vehículo a la rehabilitación, junto a los pacientes, y así se va construyendo un vínculo entre ellos. Al momento de iniciar equinoterapia, el sentir de los niños, adolescentes o adultos es diferente, así como lo cuenta Luciana Sagués: “Las reacciones son diversas, algunos van derecho a acariciar al caballo sin ningún temor y hay otros a los que le cuesta un poco más. Lo que sí se nota enseguida una vez que se monta al animal, es el efecto que provoca, el aumento de temperatura y el ritmo a través del balanceo o una especie de hamaca que hace al caminar. Una vez que el paciente montó ya no deja de montar más, es hermosa la experiencia”.

Compartir:
Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NUESTROS ELEGIDOS