Cargando...
Entrevistas

Uso de pantallas en durante la infancia

Las nuevas tecnologías pueden ser una gran ayuda. Sin embargo, también sabemos que estos dispositivos pueden interferir en el desarrollo normal de funciones como la atención, la concentración o el autocontrol. 

Cuando se le entrega un celular a un niño que llora en lugar de darle palabras, juegos, caricias, cuando se utilizan pantallas en lugar de cuentos, se le están dando imágenes en lugar de palabras y se los está pasivizando. Esto puede acarrear dificultades de lenguaje, de motricidad, de aprendizaje. 

Enchufar a los niños al celular a veces puede parecer una buena idea. Por experiencia propia sé que a veces es difícil darles de comer, o esperar en el pediatra sin ponerles la tablet, pero como profesional debo decir que es muy importante para su desarrollo poner límites. 

Ese momento complicado que podemos tener hoy redundará en mejor capacidad de concentración o paciencia en un futuro. Poner límites y más si lo hacemos de forma positiva es un acto de amor tan grande y contribuye tanto a su confianza como comértelo a besos cada mañana. 

Esperar y ser pacientes es una habilidad cognitiva muy compleja que solo se desarrolla a base de entrenamiento y que está altamente correlacionada con variables de bienestar emocional e intelectual como la capacidad de tolerar la frustración. El cerebro aprende por asociación y si cada vez que se tiene que concentrar le damos el celular para distraerse, en otros momentos en los que se tenga que concentrar, como cuando esté en clase, no será capaz de hacerlo porque desde chico aprendió que justo en esos momentos es cuando tenemos permiso para distraernos. 

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recomienda: 

  1. Establecer un ambiente de confianza en el hogar: Entender sus necesidades y acompañarlos según su nivel de madurez. 
  2. Evitar una actitud inflexible frente al uso de pantallas: podemos transmitirles que no es saludable conectarse a toda hora, y que cambiar de actividad permite, descansar la vista y la postura. 
  3. Dar prioridad a las actividades diarias básicas: Se deben respetar los horarios para dormir y comer, así como las obligaciones domésticas: aunque la situación sea excepcional. 
  4. No distraerse y fijar objetivos: Cuando se esté utilizando Internet para tareas escolares, es preferible que no usen otras aplicaciones, ni redes sociales. 
  5. Dar EL ejemplo: Los menores tienden a imitar los comportamientos que ven en sus padres y otras personas de referencia y no tendrán en cuenta nuestras pautas si no ven que actuamos con mesura y autocontrol con los dispositivos durante estos días. 
  6. Gestionar adecuadamente el tiempo del uso de dispositivos: usando herramientas como pactos familiares y el control parental, que permiten establecer normas y límites de uso, y facilitan el diálogo. 

  1. Normas específicas: 
  2. En bebés de hasta 18 meses, debemos evitar la exposición a las pantallas con excepción del videochat. 
  3. De los 2 a los 5 años se tiene que limitar el uso de los medios entre media y 1 hs al día. 
  4. Desde los 5 a los 12 años es necesario acompañarlos pudiendo estar entre 1 hs u hora y media al día. 
  5. Con la adolescencia, educarlos en el uso responsable y saludable de las tecnologías. 
  6. Priorizar juegos que sean interactivos, didácticos, acordes a edad. 

Es fundamental entender que estas recomendaciones refieren al uso de pantallas en forma recreativa. 

Se han documentado beneficios del uso adecuado, cómo por ejemplo: 

  • Mejora la comunicación 
  • Promueve la interacción social en algunos aspectos 
  • Estimulan la creatividad 
  • Mejoran acceso a información 
  • Facilitan el trabajo colaborativo 
  • Promueve la adquisición de habilidades técnicas aumento de habilidades motoras finas Debemos estar atentos a la edad de introducción, al modo de utilización en estas herramientas y que no sea la única actividad diaria. Es importante variar las actividades. Ya que la misma estimulará su desarrollo y sus sentidos, y evitará el sedentarismo.

Por: Dra. Ana Andersen

Médica Pediatra

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NUESTROS ELEGIDOS